Branding and Packaging: Perfum.

  • El desarrollo de este proyecto consta de varias fases; la primera un análisis de lo que el cliente solicita, conociendo a fondo el proyecto e involucrándose en él para afrontar las diferentes etapas del desarrollo de la mejor manera. La primera decisión es enfocar el target a quién va dirigido, pues se acuerda trabajar para hombres jóvenes de mediana edad a quienes les guste cuidarse y oler bien, por supuesto.

    Una segunda etapa de brainstorming en la que surgen las primeras dudas como es evidente; algunas de estas palabras son: hombre, mujer, perfume, colonia, frescor, masculinidad, feminidad, atracción, cuidados, sexi, erotismo, elegancia, poder, éxito, joven, atractivo/a, fuerza, vigorosidad…

    Una tercera etapa de conceptualización en la que definimos sobre que conceptos vamos a trabajar el desarrollo del proyecto venidero. En este caso los términos con los que trabajar serán masculinidad, poder y elegancia; en caso del hombre y feminidad, potencia y distinguido; en caso de la mujer.
  • En la cuarta etapa trabajamos la definición de la estructura: Enfocamos el perfume a hombres rudos, de gran masculinidad, a quienes les gusta recordar sensaciones de madera (este olor es siempre asociado en neuromarketing con la masculinidad), hombres a los que les gustan los olores fuertes (salvajes, de gran intensidad, fácil recordatorio y difíciles de quitar de la ropa, puesto que a todos nos gusta ponernos una camiseta limpia y que ya huela a colonia) y a hombres a los que les gusta sentirse especiales.
    Hombres a los que les gustan las cosas toscas, que se sienten involucrados en algo que les recuerda a ellos, por eso nace "Ébano" un nuevo perfume masculino, capaz de nacer para dar sentido a todos estos sentimientos.

    El “Ébano”, es una madera especial (es de color negro, algo difícil de ver en la naturaleza), muy densa, su olor es uno de los más intensos que se conocen y es considera como una madera noble y valiosa, de ahí que nos hallamos decantado por este nombre.

    Traspapelando este concepto a términos femeninos, desarrollamos “Ágar” como el naming elegido. Ágar es una madera proveniente de asia, de la que se extrae una serie de sustancias que originan los perfumes más refinados de todo asia. Su madera es clara, maleable pero casi irrompible, términos aplicables al enfoque del perfume.

    Con el naming realizado, definimos el proceso de diseño, teniendo que ser algo fresco, elegante y muy especial. El negro, por supuesto, tiene que estar presente. La procedencia de esta madera es principalmente de las selvas de la india y asia, por lo que añadir al diseño colores verdes para darle un sentido más salvaje es una opción acertada en caso del diseño masculino y unos colores más violáceos para el diseño femenino, además de elegir una tipografía un tanto salvaje y muy personal para ambos diseños.